Follow by Email

lunes, 4 de agosto de 2014

Entrevista: Henry Rodríguez, con la radio en su ADN

Un apasionado de la radio, un colombiano que adoptó a Costa Rica y Costa Rica lo adoptó a él. En Radio ADN dirige una revista noticiosa matutina que poco a poco resultó una alternativa por la que miles de costarricenses se han inclinado. 

El año pasado la Cámara de Exportadores lo distinguió como el periodista destacado del 2013 por su trabajo en ADN Hoy, y hoy , comparte en ComunicARCE, un poquito de su experiencia y conocimientos, que sin duda nos ayudarán a comunicarnos mejor. 

¿Quién es Henry Rodríguez?
Un periodista, simple y orgullosamente. Colombiano de nacimiento, nacionalizado costarricense. Dedicado a la radio desde siempre. Con ella, con la radio, he logrado todas mis glorias humanas, desde el ejercicio del reportero (con el que gané el Premio de Periodismo Simón Bolívar, el más importante de Colombia).Reportero de guerra (hice cursos especiales) y con experiencia en todos los procesos de paz en Colombia. Productor de programas independientes y enamorado permanente de nuevas propuestas de radio.

¿Qué es comunicar?
Es esa misión noble de convertir algo en común, de todos, y en este caso sencillo “compartir información”, hacerla partícipe de lo que yo sé. Enterar  -por cualquier vía- a los demás de información que supongo tiene interés.Ese ejercicio de poner al corriente,o de propagar mediante canales compartidos (en mi caso, la radio).

¿Por qué la comunicación suele ser un arte
complejo en nuestra cotidianidad, tanto que muchas empresas lo identifican como uno de sus principales problemas?
Un problema grave en ese sentido es que las empresas, por ejemplo, dan por descontado que con un buen servicio les basta. Que el boca-boca funciona como única herramienta. Pero “cacarear” debe estar en los propios fundamentos de cualquier empresa (como empresa o como gobierno o como sea). Ahora bien, no es solo hacerlo: Hacerlo bien, es clave. El mensaje que llegue a la gente-objetivo debe ser tan claro que solo una vez bastaría. Un mensaje abstracto puede enredar, y eso se aplica para quienes hacen radio. Es decir, que al informar sea tan claro, directo y limpio que no tenga necesidad de repetir.

¿Qué elemento es clave para comunicar bien? 
Claridad. A partir de allí cualquier mensaje es fácil de transmitir y para su recepción. Es claridad de conceptos y de ruta. Si alguna de las dos cosas se enreda, enmaraña el camino. Insisto en eso: la claridad es clave, pero es lógico que claridad con contenido suena mejor.

En un medio difícil y competitivo el programa que dirige y produce ha logrado conquistar el oído de muchos costarricenses ¿cuál ha sido la clave?
Por ser una opción. No pretendimos desde el comienzo ser los mejores o los peores en el dial, sino eso: una opción. Y así comenzaron a llegar los oyentes, porque a partir de ese criterio, nos sentimos libres de explorar otras formas de hacer radio (mezclar música con noticias, comentar los hechos quitándole la camisa de fuerza de un locutor frío, sin emociones…refrescar la radio, el contenido al aire)

¿Qué  diferencia su programa de otros espacios similares?
La diferencia podría estar en la forma como transmitimos en el mensaje (las noticias, los comentarios, etc). Algo que pretendemos es que el oyente se sienta en la sala de la casa con nosotros al lado, charlando, tomándose un café. Ahí, en la forma, hemos encontrado una fortaleza nuestra.
Y otra diferencia fácil de identificar (habrá otras más abstractas) es la facilidad con la le traemos el mundo a la gente. Esto es, personajes de noticias internacionales, protagonistas de grandes hechos, que la gente sepa que ADN puede acercarse a cualquier hecho internacional, en la voz de sus protagonistas.

¿ Por qué no hemos dejado de oír radio?
Porque la televisión ganó un espacio que la radio se dejó quitar. La inmediatez, que es la naturaleza de la radio se la ganaron los noticieros. A los sitios de los hechos llegaron primero las televisoras, y la radio,  consumida por productores con espacios vendidos, noticieros anquilosados, perdió ese protagonismo….Y la imagen ganó espacio. La radio dejo de influir en la opinión, por culpa de dueños de radios tradicionales que no avanzaron, dejaron que se apagara esa llama.

¿Sobrevivirá la radio a la revolución tecnológica y al desarrollo de nuevos medios que esta ha provocado? ¿cómo proyecta su evolución?
Sí sobrevive. Cuando apareció la TV condenaron a muerte los periódicos y de nuevo a la radio, pero sobrevivieron. Igual, podrá perder espacio si no evoluciona. Ahora la radio se ha integrado a lo digital y existe sub-carrier que permite al oyente escoger lo que quiere y al dueño de la radio ofrecer muchos contenidos al mismo tiempo por una misma frecuencia. Con otros medios de emisión, pero sobrevivirá.

Su principal herramienta de trabajo es la voz ¿Qué tan importante es la voz en los procesos de comunicación?
Ya no es importante. Las voces bonitas, graves, de trueno, ya no son claves a la hora de hacer radio. El mensaje está por encima, y está (aquí de nuevo) la forma, el estilo con que pueda acercase al oyente. No hay duda que una voz bonita puede ayudar para el mensaje, pero esa ya no es la columna vertebral del emisor.

¿Cuál sería un consejo simple para sacar provecho a la voz en la comunicación interpersonal?
Conozco personas con una voz envidiable, bonita, llena de color, pero no son capaces de articular una buena idea al aire. Y ocurre al revés, personas que una voz menos agraciada pero capaces de transmitir un buen mensaje, con detalles, claridad, seguridad…si eso ocurre, no me quedad duda que el oyente se aferrará a lo que dice. Porque se lo dice bien.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me interesa lo que pensas, agradezco tus comentarios.