Follow by Email

lunes, 7 de julio de 2014

Integridad y marca personal van de la mano

En el mundo en el que los secretos murieron, la integridad y la marca personal van de la mano. 



Construir una marca personal toma mucho tiempo, no solo en la inversión en aprendizaje formal que se requiere hacer, sino también en la experiencia que se necesita para darle sustento. No obstante, puede ser destruida en horas.

No creo que exista una persona que no cargue en su historia errores. De distinta índole. Nos hemos equivocado, y eso es consustancial a nuestra naturaleza. El problema no es no equivocarse, el problema me lo genera lo que decido frente al error: si lo asumo con valentía, lo enfrento y enmiendo o si me complazco en él, y lo escondo con la prepotencia de quién cree que tiene la astucia suficiente para que nadie se entere. 

Si siempre se ha cumplido la máxima de que no existe "nada oculto que haya de ser manifestado", u otra más popular que reza "que entre cielo y tierra no hay nada oculto", menos en los tiempos en que la tecnología dejó fuera de moda los secretos. Los celulares con grabadoras de audio y video, las redes sociales y otro sin número de recursos dichosamente se confabulan para iluminar lo obscuro. 

Ante esta realidad algunos consejos que pueden ser de utilidad:

1. Su nombre es su principal activo. No permita que se devalúe. Defienda con las uñas si es necesario, su derecho a disentir, a separarse de alguna acción contraria a los valores fundamentales sobre los que se construye una sociedad. 

2. La radicalidad es un excelente blindaje. No se espere a tomar decisiones cuándo está frente al dilema. Defina desde ya el código de valores que guiarán su actuar. Establezca previo a una eventual situación crítica que cosas nunca serán parte de sus acciones y defiéndalas.

3. No tema a los demás, en la soledad de la vergüenza le
aseguro que no estarán.  Nadie le acompañará en la pena de ser expuesto por decisiones equivocadas. A lo sumo su familia, que además probablemente también será la más afectada, y víctima inocente. No se deje influir por temor, manipulación o dinero, quizás pase un rato amargo, puede hasta perder su trabajo, pero conservará su dignidad y mantendrá su nombre limpio, y eso es lo que le facilitará volver a empezar. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me interesa lo que pensas, agradezco tus comentarios.