Follow by Email

sábado, 19 de abril de 2014

Jesús: el Gran Comunicador

Jesús comunicó al mundo el mensaje más revolucionario que generación alguna escuchó.

Revocar los paradigmas de la condenación, de la injusticia, de la desesperanza por un mensaje de salvación, solidaridad, de amor y perdón, exigía además de una profunda pasión, convicción y sentido de propósito, habilidades de comunicar, de forma que los oyentes de entonces y de hoy, pudiéramos comprender su revolución de amor.

De Jesús se aprende en todo y de todo.  Pero, ¿qué nos enseña el Maestro de comunicación?

Clara comprensión y conocimiento de su mensaje  

Cuándo Jesús fue tentado en el desierto supo responder con claridad a los cuestionamientos que se le plantearon. Dominaba su mensaje. Cuando fariseos y maestros de su tiempo le acosaban con necedad, pudo responder de tal forma que su argumentación no podía ser debatida. Pudo responder con precisión y sin ambigüedad a su adversario.

Asertivo

 … “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. No fue necesaria una colección de adjetivos para confrontar la hipocresía de quienes acusaban a una mujer, cuya condición no era peor que la de quienes le acusaban.  Ser asertivo no significa renunciar a sus convicciones, y conlleva un sentido de oportunidad, por eso es que lo vemos hablar en forma directa a quienes combatían su mensaje con engaño.


Sin prejuicios

No tuvo problemas para hablar a solas con una mujer, samaritana y además con una reputación cuestionada.  Todos eran prejuicios en su época: judíos y samaritanos no tenían relación alguna, un Rabino no podía hablar con una mujer a solas, y menos una cuya vida amorosa distaba mucho de ser piadosa.


Sencillo 

Siendo erudito, un Maestro, no habló para demostrar sus amplios conocimientos teológicos, sino para ser comprendido. Por eso su lenguaje no era rebuscado, ni complicado.

Didáctico

Las parábolas son un recurso extraordinario para poder asimilar conocimiento. Las historias siempre nos fascinan y cuándo se elaboran a partir de situaciones cotidianas que permiten al oyente identificarse son más eficaces aún. Por esa razón eran comunes en sus historias la pesca, las ovejas, las uvas y el trigo, elementos propios de la cotidianidad de su época.


Genuino

Ninguno de los recursos anteriores tendría peso si el mensaje que se transmite no se comunica desde la integridad. La credibilidad surge desde la vivencia de lo que las palabras hablan. El no solo habló del amor. Vivió lo que predicó. Se entregó así mismo a una muerte de cruz, en un acto de amor que le dio vida a toda su predicación.


2 comentarios:

  1. Heidy muchas gracias este blog, en lo personal me ayuda mucho para aprender a comunicarme especialmente en lo escrito que tanto me gusta. He abierto como 3 blogss intentando buscar la forma de comunicar lo que siento y pienso. Aún hoy le estoy dando forma a mi tercer blog y buscando sobre que quiero hablar. He leido varios tips al respecto. No estudie comunicación -periodismo o carreras a fin ( aunque me hubiese gustado) . Mi anhelo ser escritora. y porque no generar dinero escribiendo blog y redactando articulos. Te felicito!! y deseo muchos éxitos en estos nuevos proyectos. Me gusta la manera en que nos muestras a traves de este post el gran comunicador que fue Jesus tan sabio y con sencillez instruyo a todo aquel que se le acerco. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo!!! Isa participa en Google plus. Ahí hay una comunidad que se llama Todo Blogger me parece, y constantemente se publican tips, y sirve para dar a conocer tu blog. Un gran abrazo amiga.

      Eliminar

Me interesa lo que pensas, agradezco tus comentarios.