Follow by Email

lunes, 3 de marzo de 2014

¿Cómo afecta mi estilo de comunicar mis relaciones personales?

Su estilo de comunicar puede ser el responsable de generar un mal ambiente a su alrededor y favorecer reacciones negativas de las personas que le rodean, sin que usted tenga claridad de por qué eso sucede. 

Expertos  coinciden en categorizar la forma en que nos comunicamos en tres estilos básicos. Conviene decir, eso si, que ninguno de nosotros puede ubicarse en forma "pura" en uno de ellos. No obstante, cada uno se acerca más a un tipo de comunicación que a otro.

La tarea es tratar de ubicar a qué estilo me acerco y cómo puedo revertir las características negativas del estilo y potenciar las positivas.

¿Cuáles son los estilos y qué los caracteriza?

Estilo de comunicación pasiva:
La persona  en cuya comunicación predomina la pasividad se caracteriza por : hablar pausado, no mira
a los ojos, infravalora sus opiniones, teniendo algo importante que decir se abstiene de comunicar, su voz es poco audible y constantemente hay que pedirle que repita más alto lo que debe de decir, evade el debate y prefiere aceptar las aseveraciones de otros aunque sepa que están equivocados.

Repercusiones: frustración, resentimiento, enojo reprimido,  inseguridad, anulación, baja autoestima, relaciones interpersonales pobres.
          
2   
      Estilo de comunicación agresiva :
La persona con un estilo de comunicación es agresiva se asegura de ser escuchada, ya sea por su hablar fuerte, más de lo necesario, o por su insistencia en hablar y ser el centro de toda conversación. Su comunicación se parece más a un monólogo. Es acompañado por una comunicación no verbal tanto en su tono de voz como en su expresión corporal desafiante e intimidante.  Subestima las opiniones de los demás y sobrevalora las propias.


Repercusiones: violencia,  agresividad, humillación, imposición, intimidación, manipulación, baja  relaciones interpersonales pobres.

3    
     Estilo de comunicación asertiva:
La persona asertiva, no es una alfombra sobre la cuál todos pueden caminar.  Es una persona con posiciones claras, pero sabe cómo y cuándo expresarlas. No requiere disminuir a los demás para fijar sus argumentos. Sabe defender sus tesis sin descalificar a las personas con tesis diferentes. Sabe escuchar y sabe decir que no. Tiene una autoestima sana, sabe quién es, por
eso no le preocupa si sus tesis no son aceptadas por todas las personas con las que las comparte. Puede compartir sus sentimientos sin temer  a ser considerado débil. Puede halagar y reconocer el éxito ajeno. Pero también sabe recibir el reconocimiento a sus esfuerzos.


En el siguiente video usted verá dos personajes: Uno de ellos representa el estilo de comunicación agresivo, y otro el estilo comunicación asertivo.  Es evidente  en el video como la asertividad logra efectos positivos  y facilita las relaciones interpersonales, mientras que el estilo agresivo genera el rechazo de las otras personas hacia quienes lo practican incluso para quienes desde fuera del diálogo lo observamos.





El principal reto que tenemos es primero autodiagnosticarnos  y constatar hacia cual extremo nos inclinamos. El segundo es empezar a realizar los cambios que nos acerquen cada vez más a un estilo asertivo de intercambio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me interesa lo que pensas, agradezco tus comentarios.